Por qué participar en Aventuras en Pelotas sin Censura

 No debe ser tan malo estar desnudo frente a un desconocido si es que estás experimentando toda una aventura que recordarás por el resto de tu vida. Tampoco debe ser intimidante saber que estás siendo filmado en situaciones realmente incómodas, como ir al baño en la selva. Vale, acerca de la higiene personal, de ninguna manera debe ser alarmante abandonarla completamente por un periodo de 21 días.

Seguramente, esos deben ser los pormenores menos tenidos en cuenta a la hora de animarse a participar en Aventuras en Pelotas sin Censura. Estar a la intemperie ante las inclemencias del clima, pasar hambre y sentirse abandonado, soportar pasar por situaciones realmente estresantes al lado de un completo desconocido: esas deben ser las cuestiones que más hacen dudar a una persona que quiera hacer parte de ese desafío.

Y bueno, que te vea todo el mundo en medio de semejante situación no debe representar mucho si lo pones al lado del premio que te dan por completar con éxito esta terrible aventura: la satisfacción de sentirte todo un superviviente y las gracias por participar. Al 90% de las personas que sepan de qué va Aventuras en Pelotas les debe resultar realmente difícil comprender por qué tantas personas se animan a esta increíble aventura.

Información sobre el Virus del Zika

Encuentra en este post toda la información necesaria para prevenir esta enfermedad.

El virus del zika ha hecho saltar varias alarmas de los sistemas de salud mundiales, incluyendo la Organización Mundial de la Salud. De hecho, se ha declarado que la enfermedad representa una emergencia internacional, por lo que conviene prestarle la debida atención.

El virus fue descubierto en África, pero actualmente se lo encuentra en más de 23 países, con Brasil a la cabeza de infectados.

El virus es parte de la misma familia de virus que produce el dengue o la fiebre amarilla y lo transmite una especie particular de mosquito que habita en climas tropicales: el Aedes Aegypti.

Una vez que se produce la infección, los síntomas son relativamente leves, pueden incluir fiebre, erupción en la piel, dolor de articulaciones, cansancio, dolor de cabeza y temperatura elevada. Como se puede observar se trata de síntomas comunes que pueden ser confundidos con varias patologías leves e, incluso, la enfermedad puede ser mal diagnosticada.

Si bien la enfermedad no reviste una mayor gravedad para un sector adulto de la población, las embarazadas deben tener mayor cuidado y extremar la prevención ya que se asocia al virus con la aparición de anomalías congénitas como la hidrocefalia.